El robo más grande jamás contado

Un variado grupo de delincuentes de poca monta deciden unir sus esfuerzos delictivos para llevar a cabo el golpe que les haga pasar a la historia. Capitaneados por Lucas Santos, alias “El Santo” (Antonio Resines), el cual ya está harto de entrar y salir de la cárcel, deciden robar una de las mayores obras de arte de este país: el Guernica de Pablo Picasso.

En el furgón que le traslada de nuevo a la cárcel por saltarse la condicional, El Santo coincide con sus futuros compañeros: Zorba, “El Greco” (Manuel Manquiña), un loco que sólo quiere dedicarse a la pintura; Pinito (Javier Aller), que tras trabajar en el circo se dedicó a robar maletas en el aeropuerto; y Windows (Jimmy Barnatán), un hacker que vive con su madre y que es capaz de lograr cualquier cosa con un ordenador.

En las duchas de la cárcel, El Greco descubre en la espalda del Santo una mancha que le recuerda a una de las figuras del Guernica, por lo que deciden robar el cuadro para lograr la fama. Al salir de la cárcel comienzan a tramar su plan con la ayuda de un confidente que se hace llamar Garganta Profunda (Sancho Gracia).

Aun por lo ilusorio que pueda parecer, llevan a cabo su plan y se cuelan por la noche en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía con la ayuda de Lucía (Neus Asensi), la mujer del Santo, que es capaz de cualquier cosa por ayudar a su marido, del que sigue enamorada a pesar de su historial delictivo.

La película no es un buen ejemplo sobre la vida y el arte de Picasso, ya que no se centra en la figura del pintor, pero sirve de excusa para hablar de la importancia del Guernica, su máxima expresión. Y eso se puede hacer tanto desde la perspectiva de obra de arte como desde la de documento y testimonio de las desgracias de la guerra. La película da pie a reflexionar sobre la importancia del Guernica, ya no solo en su momento, sino con el paso de los años, en la actualidad.

La obra de Picasso permanece en la memoria colectiva por su impacto, por la audacia del malagueño al presentar un tema que no era nuevo pero con un carácter totalmente innovador. Por la generalización a ver de forma casi diaria imágenes de guerra y de desastres de todo tipo, el público puede encontrarse en cierta medida anestesiado. Y estamos acostumbrados a este tipo de imágenes gracias a la globalización, a los medios de comunicación, las nuevas tecnologías e incluso el cine. Y es por eso que se puede encontrar personas a las que ya no les afecta el cuadro. Pero gracias a él, el recuerdo de lo que sucedió en Guernica sigue estando vivo, hace que las nuevas mentes se interesen por lo que acaeció el 26 de abril de 1937 en aquel pueblo de Vizcaya.

Ya no es solo la historia en sí (lo sucedido, que por su gravedad se recuerda), es el cuadro el que ayuda a que ese recuerdo persista en la memoria como una llamada de atención para que lo que tuvo lugar no se vuelva a repetir.

Es uno de los cuadros más valorados en todo el mundo, el que hace que millones de visitantes acudan de todas partes del mundo al Reina Sofía para verlo. Su precio sería incalculable, dejando de lado que nunca ha sido tasado porque, evidentemente, nunca ha salido a subasta. Pero otras obras de Picasso sí que se han subastado y se encuentran entre las más caras del mundo, por lo que uno se puede hacer una idea de lo que supondría el Guernica en este ámbito. Algunos ejemplos son: La Rêve (El Sueño), 1932, vendido en 2013 por 155 millones de dólares; Desnudo, hojas verdes y busto, 1932, vendido en 2010 por 106,5 millones de dólares; Garçon a la pipe, 1904, vendido en 2004 por 104,1 millones de dólares; Dora Maar au chat, 1941, vendido en 2006 por 95,2 millones de dólares; Femme aux bras croisés, 1904, vendido en 2000 por 55 millones de dólares; Las bodas de Pierrete, 1904, vendido en 1989 por 51,9 millones de dólares.

Aparece en todas las listas de cuadros más famosos, todo el mundo lo tiene en muy alta consideración, conozca su historia o no, haya visto el cuadro o no. Todo el mundo conoce el cuadro aun sin haberlo visto nunca. Se ha convertido en un símbolo, en un icono que va más allá de la simple obra de arte. Lo que empezó siendo la representación del horror, ahora aparece reproducido en cualquier sitio. Aun así no deja de ser la mejor obra de Picasso, un cuadro que perdurará para siempre.

Enlaces:

Para la película:

http://www.labutaca.net/films/12/elrobomasgrandejamascontado.htm

http://www.filmaffinity.com/es/film523143.html

Para las listas de las obras más caras, las más importantes de Picasso y las más famosas:

http://listas.eleconomista.es/arteycultura/1292-las-10-mejores-obras-de-pablo-picasso

http://losmejorestop10.blogspot.com.es/2010/05/los-cuadros-mas-famosos-del-mundo-las.html

http://www.theartwolf.com/10_expensive_es.htm

Cristina R. L.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s